jueves, febrero 16, 2017

Llueve bajo los árboles

Llueve bajo los árboles

Llueve
y en los bosques
se esconden
las reflexiones perdurables.
Hoy llueve y mientras tanto
se regatean mohines entre las hojas de los árboles
y gimotea el sol -sin hijos-
brillando entre las agujas de los pinos.
Llueve, casi nieva
y crecen las sombras tristes en los árboles
cuando, bajo sus ramas,
juegan a la petanca con la muerte los ancianos.
---
© MAR – Febrero17

jueves, septiembre 15, 2016

INSTANTES DIFUSOS - VIII & SANTIAMENES VAGOS - VIII




INSTANTES DIFUSOS - VIII


Es esta anarquía ambigua
de albor y luz de rocío,
de ramas y brozas zafias,
y de matices extraños
que al diluirse asemejan
el trémulo rastro del alma.


Los cendales que al espíritu
cargan en las horas tristes,
como a destellos del sol
y a las aguas el relente,
si las traspasa tu risa
revierten en sueños albos. 

© MAR

SANTIAMENES VAGOS - VIII
 

Es este desgobierno confuso
de inicio y expresión de aliento,
de castas y raíces salvajes
y de mestizajes raros
que al disolverse parecen

el convulso vestigio de su esencia.

Los hábitos que al ánimo
imputan en las horas afligidas,
como a la luz del amanecer
y a la humedad el relente,
si las traspasan sus gestos
revierten en visiones claras.

© MAR


jueves, junio 30, 2016

INSTANTES DIFUSOS - VII




Si notas, cuando anochece
los tules con que el relente
y espejos que en los balcones
visten la noche atrapada,
piensa que el sol mañanero
y la luz de madrugada
hieren, y verás sin razón
crearse tinieblas raras
y en la loseta baldía
criptógamas que divagan,
marinas de luna y humo
de apariencias alejadas
por donde se van los sueños
a la región de las hadas.

---
© MAR – junio 2016

INSTANTES DIFUSOS - VI




Sobre la roca granítica,
parásita e indígena,
          áspera…
                    como tú,
y entre las piedras
más yermas
he visto renacer
a criaturas
          derrotadas
                    y tiernas.

¡Vosotros también la visteis!

Su rostro dócil y sosegado
          dibuja su paz
y aunque llena de miedos
aún sigue intacta su esencia
          y desbordan sus pupilas
                    los sueños de libertad.

---
© MAR – junio 2016

INSTANTES DIFUSOS - V




En los bosques profanos
donde se esconde el silencio,
me dijo entonces, sonriendo:

Te impulsará el amor y la memoria
          de los niños abandonados
          en los fatales aposentos,
          en las angustias oscuras
          en las noches ultrajadas

y en el sacrosanto espacio de los templos,
          en los lugares que nadie jamás pisó,
          en los murmullos de las voces y del aire,
          en la palabra de los ramajes

hallarás un día poesía
          ¡...más nunca en dañinos versos!

---
© MAR – junio 2016

INSTANTES DIFUSOS - IV




Qué fue del hombre aquel.
Qué, de su vida,
que fue como un soleado verano
y se disipó en un laberinto de brumas
          sin signos,
                    sin colores.

Perpetuaba las noches de otros tiempos,
los días de agonía,
y la feliz evocación de su primer amor.

Eternizaba las veces en que
acaso lanzó un beso
y arrulló con una dulce nana la cuna del niño.

Se enardecía los días de pugnas de pasión íntima
en que ahogó el aullido
como la dócil fragancia de las rosas.

Y de todo, solo Dios está al corriente!

---
© MAR – Junio2016