miércoles, marzo 21, 2012

LOS SIGNOS Y LAS COSAS



La base de los signos no es la existencia, o no, de cada cosa.

Lo demuestran
el suspiro que se despoja de aire entre las runas,
un alero de huidas que consiente el silencio con sordina
y estos ojos míos, que giran haciendo molinetes y
encubriendo las cosas que se invierten cuando agonizan.

La base de las cosas no es la existencia, o no, de cada signo.

También me lo confirma
mi infancia que era de pan y chocolate,
mi pequeñez que intuía
que hay vanidades que humillan,
palabras que nadie osa pronunciar,
escritos donde todo mortal queda exangüe.

La base de los signos y las cosas es:

Liberación gozosa
que alguna vez se aproxima a nuestra playa
y nos deja amarnos
---
© MAR – 21-03-2012

3 comentarios:

Carz dijo...

O sirve para aceptar el duelo
que nos cerca
y no contiene otro color que el negro.

El negro es ausencia de reflejo.
Es el armazón del desconsuelo.

O es dolor a oscuras
o, simplemente,
a secas.


Un beso.

Mar dijo...

Me sirve para consentir el encuentro
que nos a-cerca
y contiene el color índigo-confianza.

El azul es solidario e instintivo.
Es la estructura del quitapesares.

Y es el bálsamo para los melancólicos
o, simplemente,
afecto.

Otro beso

Narci dijo...

Tu poema cala hondo una vez más, pero esta vez, sin dudarlo, me quedo con ese final:
La base de los signos y las cosas es:

Liberación gozosa
que alguna vez se aproxima a nuestra playa
y nos deja amarnos.

Sublime.

Besos